martes, 8 de julio de 2014

Rumbo a las Tierra de Nadie

Sí, he de admitirlo. Me hace ilusión ir a las Tierra de Nadie. No es la primera vez que voy, otros años he ido de visitante y he podido comprobar el ambientazo rolero que allí había. Incluso fuí a unas jornadas anteriores como fueron las Erial (que Cthulhu las tenga en R´yel) y he podido disfrutar de las instalaciones. 


He de reconocer que es un modelo de jornadas que no me entusiasma en demasía. Jornadas donde lo más especial empieza cuando se cierran las puertas y solo pueden quedarse quienes se aloja, el aficionado. De hecho llamadme raro, pero sigo echando de menos las jornadas de rol en la Alameda, abiertas al público de la calle. Con una impronta vecinal, como de jornada para el público casual, y donde sacábamos el rol a la calle -como bien me recomendaron desde Jugamos Todos-. Pero claro, también es verdad que de alguna manera hay que solucionar la papeleta de tener un producto que se vende solo y en pocas horas. Pero este año lo voy a vivir a tope. Gracias a los amigos de Nosolorol tendré el placer de colaborar con ellos haciendo una de las cosas que mejor se me da (entendedme, hay muchas cosas que hago mal): narrar. Después de muchos años estando al otro lado de la barra, organizando y "peleándome" con las editoriales y asociaciones ahora llegó mi retiro dorado. 

Mucha gente me sigue preguntando "¿Manu cuando vas a organizar las jornadas?" Y a todos les contesto "Me he jubilado, estoy mayor para estas cosas". Empiezo a hablar como un abuelo cebolleta cuando cuento mis historias de cómo todo esto era campo cuando empecé. Un campo casi vacío de editoriales, de novedades y de asociaciones roleras. Al menos en Sevilla.Veis, ya me estoy desviando de mi camino. En resumidas cuentas, estaré este agosto en las Tierra de Nadie disfrutando de unas merecidas vacaciones olvidándome en parte de casi todo lo vivido lo que llevo de año (los que me conocéis de verdad sabéis que ha sido un comienzo de año para olvidar). Las partidas que narraré son 4, aunque prometen ampliarse y salirle flecos mientras se acerquen las fechas.